Separación con hijos pequeños sin estar casados

Separación con hijos pequeños sin estar casados

Una separación con hijos pequeños sin estar casados jurídicamente se denomina guarda y custodia, también llamado proceso de medidas paternofiliales.

Divorcio y separación con niños pequeños
Separación con hijos

Al existir hijos menores, con independencia de que se tratan de niños muy pequeños o bebes o adolescentes de 17 años, intervendrá activamente el Ministerio Fiscal tanto en proceso amistoso como contencioso para proteger los derechos de los menores.

En una separación con hijos, más aún si sin pequeños, lo más importante es dejar a un lado las disputas y centrarse en establecer y llevar a la práctica una regulación beneficiosa para los niños.

Los adultos pueden decidir iniciar una relación sentimental e incluso ser padres y madres, pero los niños no han decido nacer ni pertenecer a una familia, de manera que por responsabilidad los progenitores son los que tienen que ofrecer la mejor versión de si mismos para fomentar la educación y crianza más beneficiosa, con valores idóneos y ofreciendo un buen ejemplo a seguir con independencia de que los padres estén juntos o se puedan separar y con independencia de que exista matrimonio, o no.

Separarme con hijos pequeños sin estar casados

Separarse con hijos pequeños sin estar casados no supone unos mayores o menores derechos respecto de los niños. Otra cosa es que al no estar casados, en la relación entre cónyuges sea diferente a la de una pareja como por ejemplo en lo que se refiere a la existencia de un derecho a pensión compensatoria o bienes en relación a un determinado régimen económico matrimonial.

Pero en relación a los derechos y obligaciones paternofiliales de padres e hijos es indiferente que exista matrimonio o no entre los progenitores, pues no por ello los niños tienen derechos diferentes.

El proceso para separarse con hijos pequeños sin estar casados los progenitores al centrarse únicamente en las cuestiones que afectan a los niños, se regula:

  • Patria potestad.
  • Guarda y custodia.
  • Atribución del derecho de uso del domicilio familiar.
  • Pensión de alimentos y gastos extraordinarios.
  • Régimen de comunicación y visitas.

Separación con hijos y vivienda hipotecada

En lo casos en los que exista una vivienda de propiedad común hipotecada habrá que diferenciar dos cuestiones:

  • El derecho de uso y disfrute del inmueble.
  • El pago de los gastos del inmueble.

En lo que se refiere al derecho de uso se atribuirá al progenitor custodio de los hijos menores. En el caso de que no sean menores habrá que atender al caso concreto y al interés más interesado de protección. En el caso de que exista una copropiedad de los dos progenitores, lo ideal es que ambos lleguen a un acuerdo por el que uno le compre su porcentaje de propiedad al otro o en su caso venderlo a tercero para repartir el dinero obtenido por mitades después de haber satisfecho las deudas t cargas del inmueble.

Los gastos de propiedad deberán de pagarse por los propietarios en proporción a su porcentaje de propiedad: IBI, hipoteca, comunidad, tasa de basura… etc. Las obligaciones de pago de consumo se suelen atribuir al progenitor que usa el inmueble. A pesar de ello habrá que estudiar el caso concreto y en última instancia la resolución del proceso.

Separación con niños pequeños

En una separación con niños pequeños no debemos de centrarnos en lo accesorio que puede distraer la atención de lo importante y principal, proteger a los niños más aún si son pequeños para que la separación de sus padres no les afecten. Los niños no deben de ser los que paguen los platos rotos de la ruptura y menos aún ser utilizado por los intereses individuales de sus padres.

Una separación con niños pequeños debe de tratarse con la máxima prudencia, pues cualquier enfrentamiento puede crear inestabilidad para el niño y en definitiva un riesgo de trauma infantil que incluso puede repercutir en su vida adulta.

Una separación con niños pequeños no es un error por entender que los niños son muy jóvenes. No hay una edad o plazo adecuado para separarse, sino que los padres son los que deberán de tomar la decisión más adecuada y responsable.

Muchos padres que se separan acaban diciendo, «aguantamos y nos separamos más adelante», pero no es así, no es cierto que una separación venga determinada por la edad de los niños sino a la necesidad familiar. Si existe una mala convivencia y relación hay que adelantarse y prevenir problemas con una separación a tiempo de mutuo acuerdo y con semblante saludable.

Divorcio con hijos pequeños. Separación con niños pequeños sin estar los padres casados.